Un llamado a los gobiernos para salvar el suelo

Para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, se deben de generar mecanismos e incentivos adecuados para que el suelo fértil no se pierda por erosión

Te compartimos la traducción al español que hicimos de la reseña del libro «Un mundo sin suelo: pasado, presente y futuro precario de la tierra bajo nuestros pies» (Universidad de Yale, 2021), recientemente publicada en el portal web de la revista NATURE.

«El suelo crea vida a partir de la muerte. La producción de más del 95 % de los alimentos que consumimos depende del suelo, una mezcla embriagadora de partículas de roca, materia orgánica en descomposición, raíces, hongos y microorganismos. Sin embargo, este preciado recurso se está erosionando a un promedio mundial de 13,5 toneladas por hectárea al año. En lugar de nutrir los cultivos, la capa superior del suelo fértil termina en lugares inconvenientes como zanjas, embalses y el océano.

La microbióloga Jo Handelsman asume el desafío de hacer que los lectores se preocupen, con la ayuda de la investigadora ambiental Kayla Cohen. Su prólogo toma la forma de una carta sobre la erosión del suelo que Handelsman desearía haber enviado al presidente estadounidense Barack Obama mientras trabajaba en la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca a mediados de la década de 2010. Por desgracia, ella no entendió la verdadera gravedad del problema hasta los últimos días de la administración. Aquí el mayor arrepentimiento: que ella no pudo hacer que el manejo del suelo fuera la prioridad federal que ella cree que debería ser.

El suelo se puede crear con el tiempo, a medida que las cosas muertas se descomponen y aportan energía y nutrientes a un ecosistema basado en la roca subyacente. Pero se erosiona de 10 a 30 veces más rápido de lo que se produce. A nivel mundial, la erosión reduce el rendimiento anual de los cultivos en un 0,3 %. A ese ritmo, el 10 % de la producción podría perderse para 2050. En puntos críticos de erosión como Nigeria, el 80 % de la tierra se ha degradado. En Iowa, hasta el 17% de la tierra está casi desprovista de tierra vegetal. Casi más convincente que los muchos hechos y cifras es una fotografía en color de un campo en Iowa con tan poca capa superior del suelo que los escombros arenosos pálidos y sin vida debajo se asoman.

Soluciones antiguas

Una sensación de temor se acumula en los capítulos que cubren la ciencia básica del suelo, así como las causas y consecuencias de su erosión. La última parte del libro genera una explosión de entusiasmo, ya que los autores recurren a posibles soluciones, muchas de ellas simples y algunas milenarias. Estos implican mejorar la capacidad de retención a través de la siembra de diversos cultivos en rotación; aumentar el contenido orgánico con adiciones como compost y biocarbón; reducir los efectos erosivos del agua y el viento moldeando la tierra con curvas a nivel, terrazas, cortavientos y similares; y arar lo menos posible.

En un capítulo sobre técnicas tradicionales de manejo del suelo en todo el mundo, Handelsman y Cohen describen suelos negros profundos “plaggen” en las islas escocesas, enriquecidos con estiércol de ganado; terrazas de arroz gestionadas durante 2000 años por el pueblo Ifugao en Filipinas; el sistema de cultivo de milpa de los mayas en América Latina, con su rotación de cultivos de 25 años, incluidos los árboles; y compost elaborado con algas, conchas y material vegetal por los maoríes de Nueva Zelanda. Cada sistema produce una rica productividad agrícola mientras mantiene bancos profundos de suelo fértil rico en carbono. «Sabemos cómo hacer esto», escriben Handelsman y Cohen.

¿Por qué, entonces, se permite que el suelo fértil se erosione y pierda de manera acelerada? La respuesta, como era de esperar, descansa en las cadenas de suministro del capitalismo global. Los márgenes de beneficio de la agricultura son muy reducidos, lo que obliga a los productores a sembrar la variedad de mayor rendimiento del cultivo de mayor beneficio de extremo a extremo del campo cada temporada. Las terrazas, la rotación de cultivos y la renuncia a la labranza enriquecen el suelo a largo plazo, pero reducen las ganancias este año. Los agricultores no pueden pagar sus hipotecas o arrendar equipos con el aroma de la tierra vegetal negra y profunda.

Handelsman y Cohen instan al mundo a exigir un cambio real en la forma en que se gestiona la producción agrícola convencional. “La carga de proteger el suelo no puede relegarse a los pueblos indígenas y activistas ambientales”, señalan. Pero sus sugerencias específicas son un poco decepcionantes. Se unen a los llamados a los tratados internacionales del suelo, pero dado lo mal que han funcionado los tratados climáticos, soy cínico sobre el potencial de tales acuerdos. Es probable que los países no prometan ni cumplan lo suficiente, a menos que existan sanciones costosas por el incumplimiento. Lo mismo ocurre con las etiquetas orientadas al consumidor que los autores proponen para los alimentos producidos en fincas que están trabajando para mejorar su suelo. Etiquetas similares no han hecho mella significativa en el cambio climático u otros problemas ambientales, y muchos clientes no pueden permitirse gastar más en alimentos «amigables con el suelo».

Cambio de arriba hacia abajo

Lo que necesita la agricultura es una revisión de arriba hacia abajo. Handelsman y Cohen hacen un gesto de esto con descuentos propuestos en las primas de seguros de cultivos para los agricultores que aumentan el carbono en su suelo, pero son necesarias acciones más determinadas y contundentes. Los gobiernos deben pagar a los agricultores para que construyan el suelo. En los Estados Unidos, los agricultores pueden solicitar financiamiento para mejoras contra la erosión a través del Programa de Incentivos de Calidad Ambiental, administrado por el Departamento de Agricultura. La financiación anunciada este mes aumentará la cantidad de tierra sembrada con cultivos de cobertura a 12 millones de hectáreas para 2030, pero incluso eso representaría solo alrededor del 7% de las tierras de cultivo de EE. UU. No es suficiente.

Necesitamos cambiar nuestra forma de pensar sobre la agricultura. Ya hemos comenzado a avanzar hacia un modelo en el que los agricultores son empresarios menos independientes que cultivan y venden alimentos, y más administradores de tierras respaldados por el gobierno que administran una combinación compleja de producción de alimentos, fertilidad del suelo, hábitat de vida silvestre y más. En todo el mundo, muchos agricultores dependen de los subsidios para el alivio de los estragos producidos tanto por la sequía como por las lluvias extremas, así como también de los pagos de esquemas para conservar el suelo y la naturaleza. Dichos programas, actualmente arreglos ad hoc a pequeña escala para un sistema que no funciona, deberían ser el núcleo del sector agrícola.

Nuestra tierra, nuestra agua dulce, nuestra biodiversidad y nuestro suelo son demasiado valiosos para ser destruidos por el precio de mercado de los cereales y otros productos alimenticios. Debemos invertir profunda y cuidadosamente en nuestros agricultores para que puedan invertir profunda y cuidadosamente en la tierra, convirtiéndose en profesionales holísticos de la gestión del paisaje. Este es el futuro de la agricultura.«

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: