Red de Ganadería Regenerativa de los Tuxtlas

El día Jueves 12 de Julio se realizó una reunión con los diferentes actores sociales involucrados en los procesos agropecuarios de la región de los Tuxtlas para presentar escenarios de colaboración y sinergia hacia una ganadería que pueda restaurar el medio ambiente y regenerar las economías locales, generando un nuevo contexto social para la ganadería de la región, que es la actividad económica que más territorio y gente ocupa.

Ante los retos que presenta el cambio climático y las necesidades de transformar la ganadería extensiva, que genera impactos negativos profndos en el medio ambiente, se necesitan crear alternativas que sean socialmente responsables, economicamente rentables y ambientalmente viables. Con estos criterios hemos estado colaborando de manera muy cercana con Rancho Los Amigos y el Instituto de Ecología de la UNAM para poder crear un modelo que pueda satisfacer todas estas necesidades.

Adicional a la presentación del modelo y la invitación a los actores participantes a sumarse al proceso de transición, se generó un espacio para presentar los ejercicios de Gobierno Abierto que se han estado realizando en Veracruz, con la intención de que se puedan concretar algunos para la región de los Tuxtlas. Se externó el compromiso y se establecieron fechas para en el corto plazo, iniciar conversatorios y crear espacios de co-creación gobierno-ciudadanía.

Necesitamos acelerar la implementación de estas estrategias y generar alianzas para que los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible sean una realidad en el futuro cercano. Es nuestra última oportunidad como humanidad para reparar el daño a los sistemas vivos del planeta y contar con sociedades incluyentes, responsables, dignas y en paz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“Come menos carne”

La siguiente es una traducción de un artículo publicado en Civil Eats de Ariel Greenwood, la encargada de los árboles frutales en un gran proyecto permacultural en California: Occidental Arts & Ecology Center. En este artículo aborda la muy importante discusión acerca del rol de la ganadería en nuestra alimentación y nuestros ecosistemas.

Como una “cowgirl” que conoce y aplica principios de Manejo Holístico para el pastoreo del ganado, sabe perfectamente el potencial que existe en el apropiado manejo de los herbivoros en el paisaje para la restauración de los servicios ambientales.

Actualmente en nuestro trabajo en Estampa Verde estamos buscando colaborar con diferentes ganaderos de la zona de los Tuxtlas para que se implementen mejores prácticas de manejo del ganado, a diferentes escalas. Tenemos que hacer una transición a gran escala rápidamente, para que la región deje de ser la productora de carne barata para el mercado nacional y para los grandes acopiadores de ganado que terminan engordando al mismo en condiciones no favorables para el ambiente y para la gente.

Sin más preámbulos, aquí el artículo, esperando genere una estimulante discusión:

Come más carne

Por Ariel Greenwood

Dadas las preocupaciones acerca de la producción de carne industrial, altamente dependiente de recursos externos, pensarías que el mensaje que debería de resonar sería: “no compres carne barata, compra carne buena”.

En cambio, una regla en los círculos ambientalistas es decir: “come menos carne”, lo que simplemente enmarca el consumo de carne como una indulgencia personal en lugar de ser: 1) el resultado final de un proceso ecológico esencial que sucede desde tiempos inmemoriales (la descomposición biológica de la vegetación para permitir el desarrollo de nueva vegetación) y 2) el punto de partida en el que la tierra alrededor del planeta es administrada o mal administrada.

Las consecuencias de este mensaje son sentidas muy fuertemente por mi persona y por otros que han comprometido sus vidas a restaurar la salud de los ecosistemas directamente a través del pastoreo exquisitamente planeado y que dependemos del apoyo de nuestras comunidades para hacer este trabajo.

“Come menos carne”. Lo que puede ser mencionado como una advertencia bien intencionada entre ambientalistas conscientes se convierte en una barrera principal para mí misma y otros que como yo estamos haciendo nuestro trabajo. Y es difícil no tomarse eso personalmente. Porque ¿qué podría ser más personal que la salud de mi cuenca y de los reinos de vida que lo habitan? Si estas cosas no son personales para ti, tenemos un gran problema.

Nuestro trabajo sucede de esta manera: memorizamos cada rincón y hendidura del paisaje como si fuera el cuerpo de nuestro amante. Estudiamos como el agua fluye a través y cómo crecen los pastos y forrajes. Plantamos árboles donde alguna vez existieron y donde deberían de estar nuevamente. Pasamos horas no remuneradas moviendo a los animales exactamente al lugar a donde deben de ir para tumbar matorrales en tierras que han sido descuidadas por años. Montamos cercas para proteger los nidos de las aves y los hábitats de otras especies salvajes. Dejamos áreas sin pastorear durante una temporada y podemos calcular el costo, porque sabemos en nuestras gargantas, en nuestros pechos, en nuestros estómagos y en nuestros huesos (ahí es donde lo sentimos) que necesita otra temporada antes de ser pastoreada de nuevo. Somos tirados, pateados, cortados y lesionados; no solamente arriesgamos el ser lesionados, sino que lo aceptamos. Memorizamos el nombre de especies que solían crecer y vivir ahí pero que ahora están extintas. Amamos la tierra y sus habitantes lo suficiente como para no priorizar el generar y acumular riqueza personal.

Pero esto no se trata de ser mártires y no se puede ordeñar una vaca seca, así que como todos los demás, los pastores necesitamos generar ingresos. Hasta que los ambientalistas VERDADERAMENTE pongan su dinero donde está su boca, tendremos que vender el excedente de nuestras manadas (la carne de algunos de los animales) a la gente fuera de nuestros territorios para poder cubrir el costo de ser humano sobre el planeta.

Créeme, quisiera ser un ente fotosintético autótrofo que obtiene los nutrientes que necesita directamente del sol.

No todo el pastoreo es igual. Esta es la esencia que no se discute cuando se habla acerca del impacto del ganado en nuestros ecosistemas locales y en el clima global. Décadas de malas prácticas han dejado un legado muy difícil para aquellos que estamos pastoreando con objetivos regenerativos. Pero cuando los animales son pastoreados de acuerdo con los tiempos de la naturaleza, cambios hermosos pueden suceder muy rápidamente.

Durante el año pastoreo a los animales en manadas apretadas para acostar pastos viejos que habrán de alimentar el suelo. Otras veces, los pastoreo rápidamente en la propiedad para estimular el crecimiento saludable y denso de los pastos, mientras se captura carbono de manera profunda en la red trófica del suelo. Puedo detener la erosion en los márgenes de los arroyos basándome en la manera en la que muevo estos grandes animales y estabilizar lomas vulnerables a través de la cuidadosa toma de decisiones. Para mí y para muchos otros como yo el pastoreo es nuestra forma de hacer arte – es nuestra mejor herramienta para dar nueva vida en terrenos abandonados.

“Come menos carne” tiene que ver con mitigar el daño y desperdicia la oportunidad de decirle a la gente que hay maneras en las cuales se puede beneficiar al planeta. La carne producida de manera industrial es incuestionablemente perjudicial para el ambiente y para los animales. Pero perpetuar el mito de que la carne es necesariamente mala para el medio ambiente significa que la carne que es buena para el ambiente nunca alcanza suficiente apoyo. Al contar solamente la mitad de la historia estamos perpetuando el problema porque nunca nos preocupamos de mencionar la solución.

Hasta que los ambientalistas que se oponen al pastoreo de animales y a comerse su carne me demuestren un compromiso de vínculo personal, riesgo y práctica profunda del mismo nivel que los pastores que he conocido en mi vida y me demuestren el mismo nivel de conocimiento de las dinámicas de los pastizales, seguiré expresando mayor curiosidad y humildad hacia los gerentes de la tierra y rancheros que hacia el amplio movimiento de ambientalistas. He tenido el gusto de conocer muchos vegetarianos y carnívoros preocupados que han invertido tiempo en entender los procesos de regeneración ambiental. Desafortunadamente, muchos otros creen firmemente que permanecer sentados en casa leyendo artículos sobre problemas ambientales y ver videos y documentales es suficiente educación.

Cuando decimos “come menos carne” y termina la discusión ahí, perdemos una gran oportunidad de equipar a la gente con los medios para obtener proteína que no solamente los va a nutrir pero que también va a restaurar los ecosistemas de su región. Y detrás de las hectáreas que son administradas deficientemente debido a la poca educación de los consumidores está un mayordomo de la tierra que no puede hacer su trabajo.

El apetito es energía. En lugar de tratar de detener el apetito por la carne al desalentar su consumo directamente, una mejor manera de administrar esa energía sería concentrarla donde puede hacer un bien mayor. Haciéndolo de esta manera, no solamente estamos mejorando nuestro ambiente, estamos ampliando la demanda de pastores que pueden producir carne y regenerar servicios ambientales.

No “comas menos carne”. Come carne de la gente cuyas manos puedas estrechar y de los ranchos que puedas visitar. Come tanta cuanto puedas comprar, porque esa comida proviene de sistemas de producción que impactan varias hectáreas del paisaje. Obtener tu proteína de lugares de los que puedas dar testimonio significa que puedes verificar que sus pastizales son también el hábitat del coyote, de la nutria, de los búhos y de los osos. Significa que estás manteniendo el paisaje salvaje y libre. La carne producida bajo este tipo de manejo puede ganarle a cualquier campo de frijoles como una fuente justa de proteína.

Tenemos que pagar por el mundo en el que queremos vivir. Esto significa que el consumo de la carne de otros seres sensibles puede necesitar una línea importante en nuestros presupuestos personales, junto a las “salidas a comer” o el “entretenimiento”. Tal vez es tiempo de que socialicemos nuestro presupuesto y el de otros para usar ese dinero para comprar carne producida por los pastores que construyen suelo en nuestras comunidades.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible

40 años de desarrollo sostenible y sustentabilidad… Y al parecer aun no hemos logrado los cambios que se necesitan.

Hace ya 40 años que se planteó el contepto sustentabilidad, cuando se realizaron los primeros estudios coyunturales en torno a los “Límites al Crecimiento” y las primeras reuniones globales sobre el estado de salud del planeta y sus ecosistemas. Los tomadores de decisiones de los paises miembros de la ONU desde entonces se han reunido para generar acuerdos vinculantes que permitan caminar hacia un futuro más justo y equitativo. Sin embargo, nos encontramos ya en el 2018 y todavía no hemos logrado ver que se logren acciones contundentes que marquen cambios radicales en las prácticas gubernamentales, empresariales y particulares. Hay grandes ejemplos, pero todavía no son la tendencia mayoritaria, sin embargo, la agenda 2030 y los 17ODS buscan empujar de manera sistémica los cambios que todos en el mundo necesitamos.

Creados como instrumentos vinculantes entre gobiernos, instituciones, empresas y demás actores sociales, además de generar metas e indicadores específicos para cada uno de los objetivos, nos permiten tener un marco de referencia para articular políticas públicas y privadas. Con gran esperanza, contemplamos como las grandes tendencias de crecimiento y desarrollo apuntan a que los pasos a seguir deben de ir en esa dirección.

Por nuestra parte, estamos tratando de divulgar esta información y hacerla accesible al gran público. Queremos que estos 17 objetivos se puedan traducir en acciones específicas a cada contexto. En estos momentos estamos centrando nuestras energías para que esto suceda en los municipios que forman la Reserva de la Biósfera de los Tuxtlas (MAB-UNESCO), en particular con el Municipio de San Andrés Tuxtla, quien ha mostrado más interés por incluir estos objetivos en la definición de sus políticas públicas.

Esperamos poder generar más información e insumos relacionados con estos procesos. Es muy importante poder facilitar la transición a diferentes niveles: agrícola, social, energética, etc. El camino de la regeneración de las economías y los ecosistemas es largo y apenas empezamos a recorrerlo juntos.

 

Publicado en Comunidad, Los Tuxtlas | Deja un comentario

Memoria del Diplomado de Drones y SIG

El evento realizado en las inmediaciones del Ingenio La Margarita y Granja Nut, en la zona norte del estado de Oaxaca, fue todo un éxito. La propuesta logró atraer a varios participantes de perfiles y experiencias muy diversas, desde ingenieros de la industria cañera interesados en utilizar este tipo de herramientas para poder mapear las zonas de abastecimiento de caña de azucar con mayor precisión y menor costo, biólogos que utilizan los drones para poder realizar estudios de manifestación de impacto ambiental y mapeo de los recursos forestales comunitarios, así como profesionales que trabajan en organizaciones no gubernamentales que buscan detonar procesos de desarrollo comunitario. Sin duda, los drones son herramientas que nos ayudan mucho a obtener información importante para mejorar nuestra toma de decisiones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La primera parte del Diplomado consistió en la construcción del fuselaje de un Drone de ala fija, tipo skywalker. Este tipo de drones, a diferencia de los cuadrocopteros tan populares actualmente, pueden realizar vuelos más largos que son los más indicados para aquellas situaciones de monitoreo agrícola o levantamiento topográfico a gran escala. Posteriormente se realizaron las conexiones de la electrónica, utilizando un modelo Pixhawk. Cabe resaltar que la tecnología Pixhawk se desarrolló en México, en círculos de tecnología y código abierto “open source” y que gran parte de la innovación en este sector de los drones se sigue dando en estos ámbitos colaborativos.

Siguiendo esta ética de colaboración y compañerismo, avanzamos en los siguientes pasos para poder volar un drone ensamblado desde cero. Usamos software libre, en este caso el Mission Planner, para entender cómo se traza una ruta de vuelo para el levantamiento de esta información. Pasos importantes como la ubicación geográfica de las fotografías también se puede hacer con software libre, solamente el manejo de los datos obtenidos debe ser procesado por softwares potentes que en estos momentos no son de código abierto, siendo el Pix4D el más potente del mercado y el más caro.

Costos Drones

Finalizamos con la introducción a un sistema de información Geográfica muy interesante que también es de código abierto y bastante poderoso: Quantum GIS. Los participantes instalaron la última versión “Palmas” para poder realizar algunos ejercicios de cartografía básica, ya que las posibilidades con esta herramienta son prácticamente ilimitadas.

La discusión más interesante que se desarrolló a lo largo del evento consideramos que fue el tema de la colaboración y de mantener el desarrollo del conocimiento dentro de los círculos de innovación tipo open-source y maker-space. En Estampa Verde estamos trabajando en una propuesta para poder hacer de este tipo de estrategias una realidad, buscando abrir espacios de innovación en la región de los Tuxtlas para en su momento poder realizar labores de mapeo participativo de esta biorregión con tantos recursos y tantas dificultades para encontrar escenarios de manejo regenerativo y responsable de los recursos naturales.

Fotografías cortesía de Jose Julio Carmona Collins. Datos del mercado de Drones son el trabajo de Ralph Eichenberger.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Diplomado en Drones y SIG

Promo DiplomadoDrones2 copia

Estampa Verde, en alianza con la Red de Permacultura la Margarita, convocan a un diplomado único de Fotogrametría con Drones y Sistemas de Información Geográfica para la aplicación de estas herramientas en el diseño y monitoreo de sistemas de Agricultura Regenerativa. Este evento forma parte de nuestras actividades encaminadas al desarrollo de capacidades tecnológicas en el medio rural, buscando la actualización profesional de técnicos, campesinos y emprendedores que buscan diseñar soluciones prácticas para atender la compleja problemática ambiental, social y económica que enfrenta el campo mexicano.

El diplomado será impartido por Ralph Eichenberger, especialista en medio ambiente y ecología egresado de la universidad Politécnica de Zurich, Suiza con muchos años de experiencia en Sistemas de Información Geográfica, fotografía aérea y satelital. Ha trabajado durante más de 12 años con comunidades indígenas de México y Latinoamérica en la planificación social y ambiental para la gestión forestal, hidrológica y de la biodiversidad. Actualmente se ha especializado en la utilización de aviones no tripulados (Drones) para realizar fotografía aérea y poder poner al alcance de las comunidades la información valiosa que este tipo de herramientas tecnológicas puede proporcionar.

Conscientes de la innovación y variación de precios en el mercado de los Drones, estamos buscando desarrollar soluciones apropiadas para que los usuarios puedan construir y reparar sus propios equipos, generando información valiosa que permita aumentar sus capacidades de toma de decisiones.

Durante el diplomado se llevarán a cabo ejercicios específicos relacionados al contexto del Ingenio La Margarita y Rancho San Ricardo, donde estamos buscando tener un impacto a nivel bioregional en el que se puedan adoptar a gran escala mejores prácticas agropecuarias. A través de cambios en el trazado de caminos, cuerpos de agua y patrones de cultivo, así como también la implementación de otras estrategias agroecológicas, buscamos hacer la transición de un modelo convencional de producción de caña de azúcar a modelos agroecológicos diversificados que produzcan alimento de calidad, reduzcan el impacto de la agricultura sobre el medio ambiente y restauren los servicios ambientales.

El Diplomado tendrá una duración de seis días completos, iniciando el lunes 22 de mayo y finalizando el sábado 27.

Inscripciones abiertas en: info@estampaverde.org

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

2017. IN MEMORIAM. Bill (Bruce Charles) Mollison. 1928-2016

Scouting for plants with Bill

Bill Mollison en un viaje en la búsqueda de plantas en Tasmania

La permacultura no es horticultura, es diseño. No propugna el uso de una técnica en
concreto, sea ésta orgánica, inorgánica o biodinámica etc. Personalmente prefiero la
horticultura de tipo orgánico o natural. Escribo y hablo de ello y no acerca de
pesticidas y herbicidas. La permacultura no está limitada a la horticultura, o al
cultivo de las plantas, es un sistema de diseño que tiene en cuenta a los seres vivos y a
la disposición de todos los elementos del territorio para que estén en relación correcta
entre ellos.
Bill Mollison. Primavera de 1983.

Muchas veces, al encontramos ante los diferentes escenarios de colapso a los que parecemos arrojarnos sin sentido alguno, nos detenemos a preguntarnos ¿acaso esto no podría ser de otra manera? Cuando tenemos acceso a esta naturaleza profunda dentro de nosotros que busca una reconexión con la vida que la rodea, ¿acaso no quisiéramos comprender más allá de lo que alcanza nuestra percepción, nuestros juicios, nuestros dilemas? Iniciar el 2017 en medio de gasolinazos extremos, falta de combustible, entre otros escenarios de colapso que nos hacen ver lo frágil que es nuestra cultura industrial, nos ha impulsado a colocar nuestra primera publicación del año relacionada con Bill Mollison, el co-creador del concepto Permacultura. Sus palabras, hoy más que nunca, resuenan con un categórico acierto.

Garden Revolution

En Estampa Verde buscamos contínuamente la reconexión con la naturaleza y sus patrones para entender las implicaciones e interconexiones que generan nuestras acciones, buscamos herramientas para el REDISEÑO de nuestra cultura y también buscamos el facilitarle a otras personas herramientas y conocimientos prácticos para ello. Nuestro trabajo tiene un gran adeudo pendiente con Bill Mollison, cuya obra nos sigue presentando una de las alternativas más congruentes y responsables para enfrentar esta crisis estructural y sistémica del modelo global que estamos viviendo. Ahora que el hombre y la figura ya no lo es más entre nosotros, ahora que se ha sumado para siempre al colectivo de hombres ilustres que compartieron conocimiento e iluminaron la vida de muchas personas, nos queda a nosotros, quienes nos comprometemos con cuidar a la tierra y cuidar a la gente, seguir expandiendo el conocimiento y la aplicación de la Permacultura. En honor a esta persona y para iniciar el 2017 recordándonos la importancia de actuar de manera práctica y ética para regenerar los paisajes de los cuales necesitamos para subsistir, compartimos un poco más de información acerca de quién era Bill Mollison, a través de esta traducción del obituario publicado en el periódico británico The Guardian a pocos días de su muerte:

“Bill Mollison, quien murió a la edad de 88 años, fue uno de los co-creadores de la Permacultura, un Sistema agrícola que trabaja con, en lugar de en contra de la naturaleza, basado en que el mundo natural tiene las claves para lograr sistemas productivos y estables. Habiendo desarrollado el concepto, viajó desde su nativa Tasmania durante más de 30 años para compartir su enfoque a nivel mundial. Sus ideas se han repartido ampliamente – la Permacultura se practica en más de 140 países y por más de 3 millones de personas – a pesar de que en 1970 la idea era considerada, en palabras de Mollison, la forma más alta de sedición.

Mucho de lo que expuso estaba basado en su gran respeto por la sabiduría de subsistencia de los granjeros alrededor del mundo, quienes han usado desde hace mucho tiempo los métodos sustentables para cultivar sus alimentos. En términos agrícolas, esto significa plantar diferentes tipos de cultivos, usando diferentes especies perenes para formar sistemas productivos estables, asegurando que las condiciones del suelo se regeneren.

Las características que observó en la naturaleza salvaje de Tasmania también dieron forma a la Permacultura, por ejemplo, como es que las interfaces que existen en los diferentes hábitats son mucho más productivas y cómo es que las plantas y los animales tienen que ser colocados juntos para que sean mutuamente beneficiosos – como alguna vez mencionó: “No tienes un problema de babosas, ¡tienes una deficiencia de patos!”

Mollison dirigia nuestra atención hacia consecuencias ecológicas beneficiosas: “Los únicos sistemas de energía seguros son aquellos derivados de los sistemas biológicos”. Un jardinero de Nueva Guinea puede caminar por las puertas de su jardín llevando una unidad de energía para entregar 70. Un granjero moderno que maneja un tractor toma 1,000 unidades de energía para entregar solamente una. ¿Quién es el agricultor más sofisticado? Él sostenía que “a pesar de que los problemas del mundo aumentan en complejidad, las soluciones siguen siendo embarazosamente simples”. Los sistemas ecológicos le permiten a la gente satisfacer sus propias necesidades, recuperar el control de sus vidas y reforzar la naturaleza en lugar de agotarla.

Nacido en el pueblo de pescadores de Stanley, en la costa noroeste de Tasmania, Bill (cuyo nombre de pila era en realidad Bruce), era el hijo de Roland Mollison y su esposa Amy. Sus padres tenían una fábrica de mantequilla y luego construyeron la panadería del pueblo de la que Bill se haría cargo a los 14 años cuando su padre murió, entregando pan con un caballo llamado Topsy.

Durante sus años veinte, trabajó como pescador, silvicultor y trampero. Entendió y celebró la autosuficiencia de la vida rural en los años treinta y cuarenta y su amor por el mundo natural lo llevó a unirse a la Organización Científica y de Investigación Industrial del Commonwealth (CSIRO por sus siglas en inglés) en 1954, trabajando en investigación agrícola durante diez años antes de dejar ese trabajo para estudiar biogeografía, el estudio de la distribución de plantas y animales en la universidad de Hobart.

Empezó a impartir cátedra en Hobart en 1968 y algunos años después desarrolló una nueva disciplina, psicología ambiental. En esta etapa se pudo haber establecido en una confortable vida académica. Sin embargo, se sentía constantemente atrapado por la academia convencional y buscaba unir sus estudios en psicología con el mundo natural, buscando un sistema operativo ingenioso que inspirara a la gente a través de un proceso sistemático de diseño para construir estilos de vida abundantes y resilientes.

A los 50 años, después de que sus colegas universitarios rechazaran tajantemente su petición por una aproximación holística y multidisciplinaria a su trabajo, decidió darle la espalda a la educación formal. Junto con un estudiante de diseño ambiental, David Holmgren, Mollison empezó a trazar los orígenes de lo que hoy conocemos como Permacultura. Nadie antes había puesto juntas una aproximación regenerativa al diseño que estuviera basada en el conocimiento de las culturas tradicionales mientras se adaptaba a las oportunidades que brindaban las nuevas tecnologías y el pensamiento sistémico. Simplemente no existía.

Bill y David, algunos años después de la épica publicación de Permaculture ONE

Bill y David, algunos años después de la épica publicación de Permaculture ONE. Su trabajo maestro-discípulo ha formado varias generaciones de diseñadores ecológicos

Dentro de este marco introdujeron conceptos de otros pioneros ecológicos, culturas indígenas y campesinos, combinándolos con una observación cuidadosa del mundo natural. En 1978 Mollison y Holmgren publicaron Permacultura Uno, el precursor del libro más detallado de Mollison: Permacultura – Un Manual para el Diseñador – publicado en 1988. Este libro habría de convertirse en la “Biblia de la Permacultura” y se sigue usando como libro de referencia para los instructores. Expande los conceptos de agroecología, agroforestería, agricultura de carbono, agricultura regenerativa, arquitectura sustentable y sistemas de monedas locales, proveyendo del marco intelectual que sostiene la evolución continua de sus ideas.

Después de esto Mollison quiso extender sus ideas y decidió enseñar un curso informal de Permacultura de dos semanas, operando desde lo que él apodó como “La República de la Gente de la Avenida Strickland”, la calle en Hobart donde él y Holmgren vivían. Diseño un curriculum y lo compartió con quien quisiera acudir – una movida tan audaz que parecía cómica. Mientras sus alumnos crecían en confianza empezaron a enseñar cursos similares de 72 horas y después de 10 años de estar viajando y enseñando continuamente, Mollison – con la ayuda de la red de maestros holgadamente afiliados – han repartido sus ideas en los cinco continentes. En el 1981 recibió el Right Livelihood Award.

A pesar de que sus principios originales se mantienen en su sitio, los cursos han evolucionado para expandirse más allá de la agricultura hacia áreas como diseño, ingeniería, construcción y arquitectura, todos basado en un enfoque ecológico y sus ideas han sido tomadas por el movimiento internacional de Pueblos y Aldeas en Transición.

Mollison tenía una mente brillante. Observaba, catalogaba y su aproximación sistemática le ayudó a tejer ideas aparentemente dispares en un tapiz altamente detallado. En este sentido era un verdadero visionario. Era también retador, colérico, movido por un sentido profundo de injusticia, despiadado en el encuentro casual. Solía decir: “primero siente miedo, luego enójate. Luego ve con tu vida hacia la lucha”.

Le sobrevive su quinta esposa Lisa, cuatro hijas y dos hijos.

Bill (Bruce Charles) Mollison, ecologista, nacido el 4 de Mayo de 1928, fallecido el 24 de Septiembre de 2016.”

Traducido del inglés por Antonio Carrillo Bolea

Fuente: https://www.theguardian.com/environment/2016/oct/10/bill-mollison-obituary

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Agricultura de captura de carbono

CarbonFarmingSolution_cover_shadow

El siguiente fragmento pertenece a una entrevista que hiciera la revista Mongabay a Eric Toensmeier, autor del libro “The Carbon Farming Solution” (La solución de Agricultura de Carbono). En su libro de reciente publicación, Eric estructura y articula la gran diversidad de prácticas agroecológicas posibles con la mega biodiversidad de plantas útiles que tenemos en un mapa de acción para mitigar el cambio climático.

Mongabay.com: Como solución climática, ¿qué ofrece la “agricultura de carbono”?

Toensmeier: Para poder evitar un cambio climático catastrófico necesitamos regresar a la marca de 350 partículas por millón o menos de bióxido de carbono en la atmósfera. Aunque detuviéramos todas las emisiones hoy, nos quedaríamos varados por encima de las 400 ppm, más allá del punto de quiebre y no retorno. Así que necesitamos remover el exceso de bióxido de carbono y “capturarlo” en otra parte segura. La reforestación es una gran manera de hacerlo, pero la necesidad de tierra cultivable para alimentar a la humanidad significa que no podemos reforestar lo suficiente para hacer el trabajo. De hecho, la capacidad total de almacenaje disponible en el suelo y la biomasa es mucho menor que la cantidad de combustibles fósiles que aun tenemos bajo el suelo. Así que solamente con un plan agresivo de reducción de emisiones y una agresiva implementación de reforestación y agricultura de carbono podemos mitigar el cambio climático hasta un punto seguro.

Niguna de las prácticas de agricultura de carbono que aparecen en el libro fueron desarrolladas con el propósito de mitigar el cambio climático. Sus beneficios de captura de carbono están siendo apenas gradualmente entendidos. En cambio, fueron creadas para proveer beneficios en la productividad de la granja o en los servicios ecosistémicos. Invertir en agricultura de carbono para mitigación climática brinda co-beneficios como biodiversidad, reducción de la erosión, mejora de la calidad del agua, corredores de fauna silvestre, seguridad alimentaria, deforestación evitada y otros numerosos beneficios para la gente y el medio ambiente.

Visita:

Carbon Farming Solution

 

Publicado en Permacultura, Publicaciones | Deja un comentario